Automóvil fue encontrado a varios metros de la vía.Automóvil fue encontrado a varios metros de la vía.

En un lamentable incidente han sido hallados los cuerpos de una familia que se encontraba desaparecida desde el pasado lunes. Olda Cuno Tacar (37), natural de Juliaca, Antonio Flores Moroco (39), originario de Macusani, y su hija menor, Kimberly F.C., de tan solo 8 años, fueron encontrados sin vida tras el deslizamiento de lodo y piedras que los alcanzó mientras transitaban por la vía Arequipa-Puno.

IDENTIFICADOS

El trágico incidente deja también a un niño de 10 años en la orfandad, sumiendo a la familia en un profundo dolor. Los cuerpos de Olda y Antonio fueron identificados por sus hermana Alejandrina Cuno Tacar, quien confirmó la identidad de los fallecidos.

VIAJE SIN RETORNO

Las investigaciones revelan que la familia viajó a Arequipa para visitar a unos parientes en el distrito de Socabaya. Sin embargo, en su viaje de regreso, su vehículo, un Chevrolet Sail con placa V7K-513, fue arrastrado por más de 200 metros por el huaico en el kilómetro 80 de la mencionada carretera.

Olda fue hallada sin vida a unos 50 metros del automóvil, mientras que Antonio fue encontrado a unos 100 metros, mientras que la pequeña Kimberly, tristemente, falleció dentro del automóvil.

BÚSQUEDA FALLIDA

Cabe destacar que la madrugada del último lunes, la vía fue bloqueada por el deslizamiento de tierra y huaico debido a las intensas lluvias. En consecuencia el vehículo en donde se encontraba la familia fue arrastrada hasta la muerte.

Previo al hallazgo del cadáver la vía fue despejada por las autoridades locales, quienes inicialmente reportaron que no se habían registrado incidentes lamentables. Sin embargo, en la mañana de ayer encontraron los cadáveres de la familia.

Sus familiares están a la espera de que los cuerpos sean trasladados hasta Juliaca para darles cristiana sepultura.

Comentarios de Facebook

También te puede interesar

Tacna: banda «La Gran Jauría de los Timoteos» espera audiencia

Tacna. Cinco detenidos denominados por la Policía Nacional