Diablos PNP sí participarían.Diablos PNP sí participarían.

Este domingo 11 de febrero la ciudad de Puno se paraliza para dar riendas a la Octava, y al LVIII Concurso de Danzas en Traje de Luces, a cumplirse en el estadio Enrique Torres Belón, escenario del que ha sido sede más de medio siglo.

El frenesí folclórico que rinde homenaje a la Virgen María de la Candelaria promete ser sin igual, considerando que este se desarrolla luego de tres años. Se estima la participación de más de 100 mil personas, incluyendo bailarines, músicos de bandas, integrantes de conjuntos de sikuris y visitantes.

La Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno (FRFCP) es el ente rector de la Festividad a la Mamita, y también organiza en coordinación con la Municipalidad Provincial de Puno (MPP) y el obispado de Puno, el acto de veneración o parada folclórica a cumplirse los días 12 y 13 de febrero, que han sido declarados feriados.

La festividad de la Virgen de la Candelaria no solo es un punto de encuentro para los amantes del folclore, sino también una vitrina de la identidad peruana que atrae a visitantes de todo el mundo.

La ciudad de Puno se viste de gala para la edición. Este año, el espectáculo promete ser más grandioso que nunca, con 85 conjuntos listos para tomar el escenario.

MODO CANDELARIA

La ciudad de Puno elevó su espíritu festivo y advierte gran cantidad de visitantes en su mayoría turistas nacionales y unos pocos del extranjero.

La Plaza Mayor luce dos imponentes caretas de la Diablada Puneña, que se ha convertido en símbolo mágico de esta fiesta patronal, desde donde miles posan para sus fotografías del recuerdo.

POLICÍAS AL ASECHO

A pesar de exhortos para que se abstengan de participar, la Espectacular Diablada Amigos de la PNP ha ratificado que sí se presentará, y han pedido garantías a la Prefectura. Además, preparan drones para filmar y fotografiar a los que los ataquen, ya sea en el estadio o durante la parada.

Comentarios de Facebook

También te puede interesar

Juliaca: hermanos dejan abandonada a su madre en la calle

Juliaca. ¡Hijos sin corazón! Una anciana de 70