El póker es, sin lugar a dudas, el juego de cartas que más popularidad ha llegado a tener a nivel mundial. Es un juego relacionado con los viejos y decadentes salones del viejo oeste y, también, con los casinos con más glamour y lujo. Así mismo, también es un juego familiar, ¿quién no ha echado unas partidas con amigos o en la tranquilidad del hogar, con dinero real o fichas de plástico? El póker es, en definitiva, un juego que se mantiene en la cresta de la ola a través del tiempo. En la actualidad, gracias a los innovadores casinos online, están en pleno auge.

Se trata de una fórmula de diversión que tiene una dilatada historia a sus espaldas. Y es que el póker no es, en absoluto, un juego nuevo. Sin embargo, pocos historiadores se atreven a dar una fecha aproximada de cuándo y quién lo inventó. Los más arriesgados señalan al siglo XVI en Persia, es decir, en plena Edad Media, pues ya existía un juego parecido, el As Nas, que llegaría a Europa gracias al tráfico comercial.

En este juego ya se tenían que reunir parejas y tríos, aunque el gran parecido con el póker se daba en el intento de engañar al resto de jugadores como parte fundamental de cada partida. Para ello se requería no emitir señal alguna, por lo que debían permanecer impasibles ante los estímulos y el desarrollo de las manos, poniendo lo que a día de hoy se conoce como cara de póker.

El primer viaje, de oriente a occidente

Como se ha comentado, fueron los mercaderes los que llevaron este juego desde su hogar natal, Persia hasta Francia. Estos comerciantes galos introdujeron un importante cambio en la forma de jugar, fue rebautizado con el nombre de “poque” y se le añadió alguna que otra variación.

Este juego estuvo de moda durante todo el siglo XVII en Francia, extendiéndose rápidamente por el resto de Europa. En síntesis, cada jugador recibía tres cartas, después apostaban para demostrar quién tenía la mejor combinación, tratando de engañar a los compañeros de la mesa. Fue también durante este periodo que se introdujo, para quedarse, el concepto de “tirarse el farol” para describir una jugada falsa o una mala mano con una apuesta fuerte para confundir con la mentira al resto de jugadores.

De occidente al salvaje oeste

Como cabe suponer, no acaba en Europa la conquista del póker. El paso al continente americano lo llevaron a cabo los propios franceses a su colonia Nueva Orleans, en el estado de Louisiana, la ciudad más europea de todos los Estados Unidos.

De nuevo el juego sufrió algunas modificaciones, terminando por denominarse póker. Alcanzó gran popularidad entre los marineros, mercantes y colonos, por lo que no tardó en expandirse por el resto del territorio norteamericano. Su propagación iba de la mano de la conquista de tierras por parte de los europeos, a la par que iban creando ciudades en zonas antes pertenecientes a las tribus autóctonas.

Sin embargo, no fue hasta principios del siglo XIX cuando tomaría la forma definitiva, con las reglas actuales. El editor, político e impresor estadounidense Joseph Tucker Crowell es al personaje al que se le atribuyen las normas básicas de este juego que han llegado hasta nosotros hoy. Al parecer, este impresor aseguraba que no era un jugador, que simplemente se limitó a observar y anotar cómo los inmigrantes jugaban en el estuario del río Mississippi.

El siglo XIX fue una época dorada para este juego, llegando a cada rincón de este país, mientras que en Europa seguía gozando de una excelente salud. Nada menos que la mismísima reina Victoria de Inglaterra fue una de sus principales adalides.

La actualidad del póker

Sin embargo, es ahora, en pleno siglo XXI, cuando el póker ha llegado a su máxima expresión en popularidad y número de seguidores, calidad y variedad de torneos y competiciones, en buena medida gracias a internet y los casinos online. No son pocos los que recurren a este juego para acceder a un dinero extra desde casa o simplemente socializar y pasar parte del tiempo de ocio jugando online.

Por otro lado, hay que considerar el atractivo y enorme poder de convocatoria que tiene un juego que ofrece una amplia cantidad de variaciones (Draw Poker, Póker Caribeño, Stud Poker, Texas Hold´em Poker, Poker de tres cartas, Omaha Poker, Sever o five Stud Poker, GO Poker…). Un juego que se ha popularizado hasta los extremos gracias a películas exclusivamente dedicadas al juego, como Apuesta Final, Apuesta Máxima, Mollys Game, Poker Face… así como numerosos libros y canciones.

Por último, cabe destacar los muchos tutoriales y guías enfocadas a enseñar los trucos y secretos de este juego, a conocer estrategias, y formas de optimizar el póker en todos y cada uno de los tipos existentes a todo aquel que siente interés y quiere comenzar a ganar partidas.

Comentarios de Facebook

También te puede interesar

Rojinegros aseguraron el tercer lugar en el Torneo Apertura

Los dirigidos por Marco Antonio Valencia lograron una