Enfilaron sus balsas de totora en señal de advertencia.Enfilaron sus balsas de totora en señal de advertencia.

Los nativos de las islas flotantes Los Uros relanzaron sus servicios turísticos y promociones exclusivas, y en su mayoría dijeron que no acatarían el paro programado para el 19 de julio debido a que se encuentran al borde de la quiebra.

Indicaron que la afluencia a sus islas se redujo hasta en un 90% y que ahora están empeñados en recuperar a sus turistas, que es la única actividad que les genera ingresos económicos.

Desde la pandemia del coronavirus y luego con los tres meses de paralización contra el gobierno, el flujo de turistas locales y extranjeros ha decaído a niveles lamentables.

«Antes de marzo de 2020 llegan hasta mil turistas por día, ahora llegan de 50 a 100», expresó Julio Vilca Lujano, exalcalde de Los Uros.

Para el presidente de la comunidad campesina Uros Chulluni, Sabino Suaña Jilapa, la situación es calamitosa, por lo que se han visto obligados a promocionar.

«Ahora está subiendo un poco y nos anuncian otro paro. Eso nos perjudica mucho, nosotros no vamos a participar en el paro, queremos trabajar, no hay tiempo que perder», aseveró.

PIE DE GUERRA

Ayer los isleños se organizaron y enfilaron una escuadra de balsas de totora, para dejar sentado su posición de atracción al turismo y a su vez lanzar un mensaje a los pobladores de Huerta Huaraya, quienes días atrás los acusaron de invasores.

En una rueda de prensa, mostraron escrituras antiquísimas que certificaban su territorio en 11 mil 835 hectáreas, incluidas aguas y totorales que pretenderían ser anexadas por Huerta Huaraya. Dijeron que defenderán su territorio a toda costa.

Comentarios de Facebook

También te puede interesar

Puno: Comisión del Congreso aprueba la creación del Centro de Formación en Turismo en Yunguyo

En las vísperas, la Comisión de Comercio Exterior