Jaime Juli y Valdermar Chino, víctimas de Calmet.Jaime Juli y Valdermar Chino, víctimas de Calmet.

Puno. Jaime Juli Quiroga y Valdemar Chino Ramírez, fueron señalados con el similar destino: ambos son víctimas de Enrique Calmet Choque, quien busca con artimañas apropiarse de sus inmuebles, una práctica que lo caracteriza desde hace varios años.

El polémico abogado apeló a un método que linda con el fraude procesal. Pagó a personas y se valió de terceros (venezolano) para ocultar las notificaciones y los demandados no opongan resistencia legal; de ese modo que los juicios corrieran rápido y sin contratiempos.

¿JUEZ EXPRÉS?

Guido Chevarria Tisnado, juez del tercer juzgado civil de Puno, es el juez favorito de Enrique Calmet. En su despacho se validó las triquiñuelas a las que apeló el controvertido personaje contra Jaime Juli y Valdemar Chino, y contra quienes en contados meses, emitió sentencia.

POLITÉCNICO HUÁSCAR

Cabe recordar que dicho magistrado, anteriormente también falló a favor de Calmet Choque. Primero, emitió un fallo a su favor sobre delimitación de área y linderos sobre el terreno del Politécnico Huáscar. El juicio inició en junio de 2017 y se resolvió el 15 de septiembre de ese año. Luego, en plena pandemia y a pesar que las labores judiciales estaban suspendidas, el 23 de febrero de 2021, programó un lanzamiento para que Calmet tome Huáscar.

Calmet pretendió adueñarse de campo deportivo del colegio Politécnico Huáscar.
Calmet pretendió adueñarse de campo deportivo del colegio Politécnico Huáscar.

CASO ‘MARCOBUS’

Eder Dario Muñoz Huamán, abogado de Calmet, demandó ante el despacho Chevarria Tisnado, la reivindicación de Raquel Amparo Tito Peralta, supuesta testaferra que luego se apropiaría del inmueble de Juli Quiroga. En este caso, el juez en seis meses emitió sentencia. La demanda fue el 14 de julio de 2023 y el 16 de enero de 2024 se ordenó el desalojo, y se materializó el 14 de marzo.

Para que el proceso no tenga oposición Calmet, captó a los guardianes de la casa que escondían las notificaciones. Rosa Gonzales y David Huanca confesaron que Calmet les ofreció un lote si todo salía bien y a la par les pagaba 200 soles por cada notificación que le entregaban a su mano.

El lanzamiento del 14 de marzo de 2024, fue una simulación porque los mismos que habían recibido dinero se allanaron a la sentencia.

Hoy Jaime Juli, recuperó su casa que es custodiada por una empresa de seguridad privada. Los vecinos han dicho que no permitirán que Calmet la retome.

A VALDEMAR CHINO

Valdemar Chino también sufrió la velocidad con que corrió el juicio en su contra. Él y su familia, compraron de Ricardo Pacheco Chávez, una casa interior en el jirón Federico More 139, en pleno centro de Puno. El abogado de Calmet presentó un “retracto” para que la segunda esposa del vendedor Velia Durand Zúñiga se oponga a la venta.

En este caso, el juez Guido Chevarria se tomó sólo cuatro meses para resolver la causa. La demanda se presentó el 14 de junio de 2023 y el 24 de octubre del mismo año emitió sentencia favorable a favor de la demandante. En el corto tiempo que duró el proceso, Calmet actuó organizadamente como en el primer caso.

Enrique Calmet fue filmado dentro del inmueble del jirón Federico More 139.
Enrique Calmet fue filmado dentro del inmueble del jirón Federico More 139.

NOTIFICACIONES…

Según Cámaras de Seguridad, el venezolano y asistente de Calmet, Roberth Ernesto López Urbaez, recogía las notificaciones a los pocos minutos que el notificador judicial las dejaba bajo la puerta. Según fuentes policiales, dos señoritas de nombres “Fernanda” y “Geraldine” ingresaban al interior de la casa.

PISTOLERO

No sólo eso. Según cámaras de seguridad, se observa que un hombre de Calmet ingresa al inmueble y desde el patio hace tres disparos. El caso se denunció a la fiscalía y la Policía Nacional y fue archivado.

Incluso existen fotografías donde se observa a Calmet junto al venezolano Roberth López y a otro. El extranjero también participó en la toma del colegio Huáscar e incluso hizo seguimiento al periodista Liubomir Fernández.

POLICÍAS AL SERVICIO

Asimismo, a Calmet se le aprecia acompañado de dos policías constatando una habitación. Lo mismo ocurrió el domingo pasado cuando Juli Quiroga recuperó la posesión de su casa, donde en la madrugada acudieron 7 patrulleros a desalojarlo.

Casa de Jaime Juli, vigilada.
Casa de Jaime Juli, vigilada.

 AÚN CON ESPERANZAS

Valdemar Chino, apeló a la Sala Civil de Puno y espera que la sentencia se revierta. Según un audio, el propio Calmet revela que el papel del abogado Eder Muñoz es sólo una fachada porque él ya es dueño de la casa y el proceso es para desalojar a los que viven en el interior.

Con ambos, Calmet se valió del mismo juez, apeló a testaferros y a casi las mismas tácticas y triquiñuelas para hacerse de inmuebles que no son suyos.

Comentarios de Facebook

También te puede interesar

Tensión con Bolivia por origen de danzas

La vicegobernadora regional de Puno y presidenta del