La ONU estimó el jueves que la reconstrucción de la Franja de Gaza, asolada por casi siete meses de guerra entre Israel y Hamás, costará entre 30 000 y 40 000 millones de dólares y necesitará un esfuerzo sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial.

“Las estimaciones iniciales del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para la reconstrucción de la Franja de Gaza superan los 30 000 millones de dólares y podrían alcanzar los 40 000 millones”, declaró Abdallah al Dardari, director de la oficina regional para los Estados árabes del PNUD, en rueda de prensa en Amán.

“La magnitud de la destrucción es enorme y sin precedentes (…) Es una misión a la que la comunidad internacional no ha estado confrontada desde la Segunda Guerra Mundial”, agregó Al Dardari, que también ejerce como secretario general adjunto de la ONU.

El funcionario estimó que si la reconstrucción se lleva a cabo mediante el proceso normal, podría “tardar décadas y el pueblo palestino no se puede dar el lujo de esperar décadas”.

“Es importante que actuemos con rapidez para realojar a la población en lugares dignos y restablecer su vida habitual en términos económicos, sociales, sanitarios y educativos”, afirmó Al Dardari, para quien esto debe lograrse «en los tres primeros años tras el cese de las hostilidades».

El alto funcionario indicó que “un 72% de los edificios residenciales han sido destruidos total o parcialmente” en la Franja de Gaza, donde viven 2,4 millones de palestinos.

“El Índice de Desarrollo Humano en Gaza, en todos sus aspectos y sobre todo en salud, educación, economía e infraestructuras, retrocedió 40 años. Cuarenta años de esfuerzos e inversiones se hicieron humo”, subrayó.

“La reconstrucción debe planificarse minuciosa y eficazmente y de forma sumamente flexible, dado que ignoramos de qué manera terminará esta guerra”, destacó.

El PNUD estimó que en siete meses de guerra en Gaza, la contracción de la economía del conjunto de los Territorios Palestinos alcanzará en 2024 un 26,9% respecto al valor de referencia establecido en 2023, antes del inicio del conflicto el 7 de octubre.

El derrumbe de la economía gazatí ya impactó el año pasado en el PIB del conjunto de los Territorios Palestinos, que se contrajo un 5,5%, en lugar de crecer 3,5% como preveía la oficina palestina de estadísticas.

El impacto se sintió también con fuerza en Cisjordania ocupada, donde el PIB del último trimestre de 2023 cayó un 18,8% respecto al mismo periodo del año anterior.

“Los niveles sin precedentes de pérdidas humanas y destrucción material y el marcado aumento de la pobreza en un período tan breve precipitará una grave crisis de desarrollo que pone en peligro el futuro de las próximas generaciones”, añade el informe.

La guerra estalló el 7 de octubre, cuando comandos islamistas mataron a 1170 personas, en su mayoría civiles, y secuestraron a unas 250 en el sur de Israel, según un recuento de AFP basado en estadísticas israelíes.

Las autoridades israelíes estiman que, tras un canje de rehenes por presos palestinos en noviembre, 129 personas permanecieron cautivas en Gaza y que desde entonces 34 murieron.

La ofensiva aérea y terrestre lanzada por Israel contra Gaza dejó hasta el momento 34 596 muertos, en su gran mayoría civiles, según el ministerio de Salud del gobierno de Hamás en ese territorio palestino.

Comentarios de Facebook

También te puede interesar

Oficializan convocatoria para elección de mesa directiva del Congreso

Fue oficializada la convocatoria a la elección de