México ya tiene presidenta. Ahora sí, por primera vez en 200 años de independencia. Claudia Sheinbaum Pardo (61 años) es la primera mujer que gana unas elecciones presidenciales y lo ha hecho en una jornada histórica que ha arrojado una aplastante victoria para el partido del gobierno.

Con una participación cercana al 61%, la sucesora del presidente ha logrado, con más del 80% escrutado, el 58,8% de los votos. El porcentaje obtenido supera el 53% que alcanzó Andrés Manuel López Obrador en 2018, todo un logro para una candidata con menos carisma político, pero que se beneficia del arrastre del popular líder y ha ido ganando apoyos propios.

Mucho se cuestionó en este tiempo si un país machista como México estaba preparado para tener una presidenta. Las urnas han dado un rotundo sí.

Como vaticinaban las encuestas tenazmente, la sucesora del presidente ha ganado por más de 30 puntos respecto a su adversaria, Xóchitl Gálvez, que ha conseguido un 28,2%. La candidata de la coalición opositora, en la que han luchado juntos los dos partidos tradicionales, el PRI y el PAN, junto al minoritario PRD, no ha podido con el tsunami de apoyos que ha decidido dar continuidad al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y ha felicitado a Sheinbaum tras conocerse los primeros resultados oficiales.

Ha calificado de “hito histórico” tener una mujer por primera vez como presidenta, pero ha advertido de que seguirá defendiendo sus políticas “saliendo a la calle cuantas veces haga falta”. El tercer candidato, Jorge Álvarez Máynez, que se presentaba por Movimiento Ciudadano, partido de un impreciso centrismo, se conformó con un 10,5% de los votos emitidos.

La capital también ha dado un amplio triunfo a la candidata de la izquierda, Clara Brugada, que obtiene un 51,9% de los votos con cerca del 90% escrutado, por encima de su rival, el panista Santiago Taboada, con el 38,7%. La elección presentaba en Ciudad de México un resultado más incierto, incluso parejo entre ambos. No ha sido así. La gran ventaja entre uno y otro no deja lugar para impugnaciones ni tribunales, como había prometido Taboada en caso de resultar una diferencia entre ambos menor a cinco puntos.

“Los mexicanos han reconocido los resultados, las convicciones y la voluntad de nuestro proyecto”, ha dicho Sheinbaum pasada la medianoche, en su primera intervención tras conocer la victoria.

“México ha demostrado que es un país democrático con elecciones pacíficas”, ha añadido. Acto seguido, ha agradecido las llamadas recibidas de sus adversarios reconociendo su triunfo. Y se ha congratulado de ser la primera mujer que alcanza la presidencia: “No llego sola, llegamos todas”, ha dicho. Ha prometido gobernar para todos y cada uno de los ciudadanos. “Habremos de caminar en paz y armonía por un país más próspero y justo”.

El triunfo ha sido abrumador, apabullante. Sheinbaum ha celebrado la mayoría calificada lograda junto a sus socios del Partido Verde y el Partido del Trabajo en el Congreso, pero no será así en el Senado, donde obtienen, por el momento, solo la mayoría simple, a la espera del detalle fino. En todo caso, el poder con el que arrancará la nueva presidenta en el país será casi omnímodo.

La inmensa mayoría de los Estados, 24 de 32, también son de Morena. El presidente López Obrador tendrá un mes, entre la formación del Congreso —el 1 de septiembre— y la sucesión —1 de octubre— para aprobar las medidas pendientes, que requieren los dos tercios de las Cámaras, puesto que implican reformas constitucionales. En el Senado tendrán que negociar. En su comparecencia matutina de este lunes, López Obrador se ha mostrado dispuesto a consultar con la presidenta electa lo relativo a estas reformas.

“Voy a procurar no molestarla”.

Comentarios de Facebook

También te puede interesar

Arequipa: Colegio Bouroncle acabaría en 2 meses con doble turno

Luego de conocerse la paralización de los trabajos