Mientras los agricultores franceses embellecen la fachada de su Ministerio de Agricultura, en Perú, Ica continúa enfrentando bloqueos de carreteras debido a las tensiones entre los trabajadores de las agroexportadoras y dichas empresas.

La narrativa de la fruticultura en Perú es asombrosa, casi mágica, reminiscente de un cuento. En los últimos 20 años, Perú ha transformado su insignificante papel como exportador de frutas en una potencia mundial, elevando el valor de sus exportaciones de quinientos cuarenta millones de dólares en 2010 a una impresionante cifra de ocho mil quinientos millones de dólares en 2022. Ha consolidado su posición entre los diez principales países exportadores de frutas a nivel global. Aunque Chile mantiene su liderazgo en el hemisferio sur, Perú se acerca cada vez más a esos valores, superando a Sudáfrica y otros países australes.

La costa peruana, una de las zonas más secas del planeta, desafía la adversidad climática mediante un ingenioso sistema de riego que canaliza agua desde los Andes. Esta región se ha convertido en un epicentro frutícola, destacando por su productividad y eficiencia en el sistema agroalimentario global.

Desde su irrupción en la escena frutícola hace 15 a 20 años, Perú ha experimentado un ascenso vertiginoso, estableciendo récords año tras año. Las frutas estelares, como arándanos, uvas, paltas y mandarinas, han visto multiplicarse sus exportaciones seis veces en la última década. Mango y plátano también ganan relevancia, aunque con avances más moderados. Entre las frutas menores se encuentran limas, tangelos, naranjas, fresas, granadas, y otras. El ranking, en términos de volumen, destaca uvas, paltas, mangos, plátanos, mandarinas y arándanos. Al considerar el valor exportado, los arándanos lideran, superando incluso a las uvas y paltas este año.

A pesar de la estabilidad y crecimiento económico sobresalientes en los últimos 20 años, la fragilidad del sistema político peruano, marcado por la destitución frecuente de presidentes por corrupción, presenta un fuerte contraste.

Actualmente, enfrentamos desafíos que demandan una respuesta unificada. Ambientalmente, el cambio climático y el fenómeno del Niño mundial amenazan la seguridad alimentaria.

En el ámbito empresarial, las agroexportadoras deben integrar la innovación sostenible en su visión, incorporando conceptos de cooperación para el crecimiento y la rentabilidad, tanto para inversionistas como para la comunidad, abarcando clientes internos y externos.

Como siempre esta columna llega gracias a Sin Fronteras, Cuentic, Nut´s & Co. Y Café Mishqui Huayo.

Si te gusta nuestro contenido te invitamos a seguirnos en redes sociales:

https://www.linkedin.com/in/felipezucchetti/

https://www.linkedin.com/in/cuentic-sac-076179227/

Tik Tok: @pipexzg

Tik Tok: @cuenticapp

IG: pipopzuga

 

Comentarios de Facebook

También te puede interesar

PerúCris

Ella es una gran profesional y súper chévere.